Mantener nuestros espacios limpios e higiénicos resulta una tarea colosal cuando de por medio tenemos tapetes o alfombras decorando la casa, ya que estos elementos acumulan manchas con el tiempo que hacen verlas sucias.

A continuación te compartimos cómo limpiar una alfombra con manchas frescas siguiendo estos pasos:

  • Antes de aplicar cualquier solución de limpieza en la alfombra, es importante que retires la mayor cantidad posible del líquido o sustancia derramada. Para ello, puedes utilizar una esponja absorbente o un paño de microfibra.
  • No frotes el derrame, ya que esto podría extender la mancha y empeorar la situación.
  • Al aplicar cualquier quitamanchas o producto para limpiar alfombras, se recomienda hacerlo desde el exterior hacia el interior para evitar que la mancha se extienda aún más. Se advierte no hacer uso extensivo del método y producto a utilizar hasta que no haya sido previamente probado en un área pequeña.
  • Después de aplicar una solución de limpieza, seca inmediatamente la humedad con una toalla limpia. Si después de hacer esto, la alfombra continúa estando muy húmeda, te aconsejamos dejar durante algunas horas la toalla sobre el área afectada con un objeto pesado encima de ella.
La limpieza de alfombras llevada a cabo de manera regular contribuye a eliminar la suciedad y mantenerlas impecables, pero para esto tenemos que tener en cuenta qué equipos y productos de limpieza son los más apropiados.

Recuerda que con estrategias y productos de limpieza correctos, la limpieza de alfombras puede resultar sencilla. Contacta a nuestros asesores para mayor información sobre este y otros servicios.